¿Cómo reparar el gresite de la piscina?

Aunque el gresite es uno de los materiales para el acabado de una piscina con más resistencia, es normal que al cabo del tiempo aparezcan desconchados, grietas o la caída de alguna de las piezas y si la piscina está en el exterior, más aún. En este artículo vamos a enseñar algunos trucos que pueden hacer para reparar el gresite de la piscina.

gresite falta tesela

Otro factor que influye en la caída de algunas fichas de gresite es la utilización de productos químicos como los desincrustantes, que van dañando las juntas entre las fichas de gresite, disminuyen su adherencia y terminan despegándose. 
Es importante repararlo lo antes posible para evitar fugas de agua futuras. Aprovecharemos la puesta en marcha de nuestra piscina, o bien si tenemos la necesidad de limpiarla, para proceder a la una posible reparación y sanear las juntas de estanqueidad.

Si la reparación tiene unas dimensiones importantes o bien se esta volviendo recurrente la caída de fichas de gresite, te recomendamos contratar con nosotros para que nos encarguemos del trabajo de remodelación del gresite, pero si son pequeñas zonas localizadas, puedes hacerlo tú mismo.

Desconchados o fisuras en alguna ficha de Gresite.

tesela-cristal-fracturadas

Los cambios de temperatura pueden hacer que alguna ficha o tesela de gresite se fracturen o se desconchen. En estos casos y si están sobre la superficie no recomendamos cambiar la ficha y es mejor dejarla tal como están. Pero si podemos hacer algunos cambios “estéticos” y hacer que dure algo más por poco dinero. En estos casos se puede usar junto con un pincel, resina o pegamento epoxi (normalmente es translucido pero se puede cambiar el color a base de colorantes), pueden quedar muy disimulado si eres un buen manitas. La mejor solución normalmente es la resina epoxi pero normalmente se venden en grandes volúmenes, pero puedes preguntar en algún marmolista para ver si te venden un poco.

Pegar fichas de Gresite.

1º Comprobación de fichas cercanas.

Con la ayuda de los dedos intentaremos arrancar esas fichas de gresite colindantes para ver si están sueltas. Si no hacemos este paso dejaremos en la piscina posibles fichas sueltas que se caerán en poco tiempo por estar ya sueltas. Ojo, puede haber fichas rotas con filos cortantes que debemos evitar tocar ya que podemos cortarnos. Estas fichas se deben retirar también, con ayuda de martillo, cincel y guantes, para que no se corte nadie y reemplazarlas por unas nuevas.

2º Retirada de material viejo

Con la ayuda de martillo y cincel, iremos retirando el mortero cola de la zona donde estaba pegada la ficha o las fichas. Tenemos que golpear con cuidado cuando estemos cerca de las fichas anexas para no soltar ninguna más por la fuerza de los golpes. Si nos liamos a golpear sin precisión y con prisa soltaremos muchas más fichas.  

CONSEJO PARA QUE LAS FICHAS QUEDEN PERFECTAS

Hay que retirar todo el mortero cola viejo profundizando de 6 a 7 milímetros. Todo el hueco debe quedar con espacio suficiente para que quepan sin molestias las fichas. No debemos llegar al mortero impermeable o al hormigón. Hay que hacerlo con cuidado para no dañar nada más.

3º Limpieza y a pegar fichas

Ya lo tenemos todo raspado y pasamos a limpiar con un cepillo con cerdas vegetales duras los restos de polvo y mortero. Ahora habrá que echarle agua para eliminar todo posible resto de polvo. Después hay que dejar secar esa zona completamente antes de aplicar el mortero cola.

Es importante utilizar mortero cola especial piscinas para este trabajo. Una vez preparado el mortero lo aplicamos en la zona y pegamos las fichas. Al pegar las fichas hay que apretar con cuidado o se hundirán demasiado y quedarán feas. Tiene que rebosar el mortero por los bordes y quedar la ficha totalmente rellena. Deben quedar alineadas de tanto horizontalmente y verticalmente con las juntas. También a nivel de las demás fichas, ni más arriba ni más abajo.

4º Secado y retoques finales

Dejamos secar el mortero con cuidado de no pasarnos más de 10 minutos o sino se pone muy duro, si no hay sol o hace menos de 25 grados habrá que esperar otros 10 minutos. Ahora le pasamos una esponja húmeda para limpiar los restos, haciendo círculos para no vaciar las juntas sin esperar que seque sino luego es muy difícil de retirar.

El mortero estará aún blando por debajo de las fichas. No debemos apretar demasiado con la esponja o se moverán las fichas y quedarán mal colocadas.