Fosas sépticas, todo lo que hay que saber sobre ellas en Pontevedra

Las fosas sépticas son parte indispensable del diseño de una vivienda en determinadas situaciones. Especialmente en aquellas zonas donde no existe un sistema de alcantarillado urbano. Son requeridas para hacer una buena gestión de las aguas residuales y por eso deben estar presentes cuando las circunstancias lo demanden.

¿Qué es una fosa séptica? ¿Para qué sirve?

partes fosa séptica

Una fosa séptica suele consistir de uno hasta tres grandes recipientes que se utilizan para el tratamiento de las aguas grises domésticas.

Dentro de la fosa séptica se realiza la separación y la transformación físico-química de materia orgánica que va a parar a él, de forma habitualmente pasiva y sin ser tan eficiente a como se hace en una estación depuradora.

La necesidad del uso de fosas sépticas se da por la ausencia de redes de alcantarillado en la zona que puedan usarse para evacuar los deshechos. Suelen ser habituales en zonas rurales o residencias que están alejadas del núcleo urbano.

La fosa séptica, retomando un poco la historia, viene a reemplazar los pozos negros que se usaban antiguamente y que suponían un gran riesgo para la salud al hacer posible contaminar aguas de pozos y aguas subterráneas aledañas al terreno, con patógenos derivados de las heces produciendo enfermedades como el E. coli o el cólera.

¿Cómo funciona una fosa séptica?

EL concepto principal para el funcionamiento de una fosa séptica es, mediante el menor flujo de agua posible, la parte sólida de los residuos orgánicos se pueda depositar en el fondo de la fosa liberando la parte líquida.

Si esto sucede, ciertas bacterias aerobias y anaerobias actúan sobre la materia orgánica descomponiéndola en sus componentes inorgánicos y convirtiendo parte de estos sólidos en materia soluble que con el agua que deberá permanecer de 24 a 48 horas formarán parte de residuos líquidos que saldrán de la fosa séptica.

Con este sistema se reduce la cantidad de materia orgánica y también alrededor del 40% del oxígeno necesario. Después de este proceso, los residuos líquidos serán aguas tratadas que podrán «devolverse» a la naturaleza con un menor riesgo para la misma.

Luego, la parte sólida restante a de ser retirada cada cierto tiempo, de media, cada uno o dos años, dependiendo del tipo de fosa y del número de usuarios que la usen. Lo que se retira se debe llevar a una depuradora donde pueda ser tratada correctamente.

Consejos

  • Es siempre recomendable poner una trampa de grasas antes de la fosa séptica.
  • El dimensionamiento de la fosa séptica es fundamental, ya que tanto la retención de aguas y los lodos que se formen dentro de la fosa séptica tienen que cumplir sus tiempos para que se realice de forma optima la digestión de la materia orgánica.
  • Se deben dejar al menos el 10% de los lodos cada vez que se haga una limpieza de la fosa.
  • Se debe evitar la entrada de aguas de lluvia y de otras fuentes que pueda alterar el periodo de retención de las aguas grises.

Normativa reguladora de la instalación de fosas sépticas en Galicia

Desde el 2002 con la ley 9/2002, de 30 de diciembre, de Ordenación Urbanística y Protección del Medio Rural de Galicia en el articulo 23 donde se trata las condiciones de edificación, en apartado g) podemos leer: «Para autorizar las edificaciones se exigirá tener resueltos, con carácter previo y a costa del promotor, al menos los servicios de acceso rodado, abastecimiento de agua, evacuación y tratamiento de las aguas residuales y suministro de energía eléctrica o, en otro caso, garantizar la ejecución simultánea con la edificación.»

Esto obliga a toda edificación tener contemplado el tratamiento de aguas residuales y para ello habrá que acudir al código técnico de la edificación recogido en el Real decreto 314/2006 y en concentro al documento básico de salubridad “DB-HS” donde se imponen las normas para el calculo de las instalaciones de depuración y evacuación del vertido.

Además la Ley 9/2010, de 4 de noviembre, de augas de Galicia y su desarrollo el decreto 136/2012, del Reglamento del canon del agua y del coeficiente de vertido a sistemas públicos de depuración de aguas residuales, establece una tasa, denominada coeficiente de vertido, con el objeto sufragar los gastos que producen el tratamiento de los residuos de la fosa séptica en la red depuradoras de Aguas de Galicia, para ello cada instalación de una fosa séptica requiere de una autorización que se puede tramitar aquí. También establece las sanciones para aquellos vertidos ilegales.

Nuestros Servicios

En Orse somos especialistas en la instalación de fosas sépticas para las comarcas de Pontevedra, Salnés y el Morrazo. Cualquiera que sea su problema podremos resolverla contáctenos.